Ir al contenido

Ministerio de Economía y Finanzas

Seguinos en

  • Twitter
  • Rss
  • Youtube

Traductor

Informe final del proyecto de modernización institucional del gobierno uruguayo en cooperación con el Banco Mundial

Informe final IBTAL

La representante del Banco Mundial en Uruguay Matilde Bordón y el ministro de Economía Danilo Astori participaron de la presentación del Informe Final de Implementación y Resultados del Programa de Asistencia Técnica de Modernización Institucional implementado desde el año 2006 entre el gobierno uruguayo y la entidad multilateral. (27-04-2017)

En el acto de presentación del informe, realizado por la consultora Luciana López Acosta, estuvieron también presentes la especialista en Gestión del Sector Público del Banco Mundial y co gerente del proyecto IBTAL Carolina Rendon, la directora de la unidad de Organismos Multilaterales Mariella Maglia y el director de la Unidad Coordinadora de Proyectos del MEF, Ricardo Figueroa, ambos del Ministerio de Economía y Finanzas. 

El informe presentado tuvo por objetivo “el aprendizaje institucional y la rendición de cuentas a través de la evaluación del desempeño y resultado de los proyectos por parte del Banco Mundial y el gobierno uruguayo, la probabilidad de sostener sus beneficios y las lecciones aprendidas para el diseño e implementación de operaciones futuras”.

Entre los organismos beneficiados por el programa se encuentran la Dirección Nacional de Aduanas, el Área de Gestión y Evaluación del Estado, la Agencia de Gobierno Electrónico, la Agencia de Compras Estatales (ACCE), la Unidad Centralizada de Adquisiciones (dependiente del MEF), la Asesoría Tributaria y Recaudación del Banco de Previsión Social, el Ministerio de Desarrollo Social, el Banco Central del Uruguay, la Auditoría Interna de la Nación, el Poder Judicial, el Ministerio de Economía y Finanzas, la Dirección General Impositiva y el Instituto Nacional de Estadística.

A su vez, durante la apertura del acto el ministro Danilo Astori expresó en su alocución que “estamos ante una característica fundamental de un proceso de desarrollo económico y social. Deberíamos decir que no es concebible, entre otras cosas, el desarrollo económico y social, sin una modernización de las instituciones”.

Astori continuó diciendo que “me gustaría agregar a esta característica el concepto de especialización, porque al tiempo que se van modernizando esas instituciones, también se van especializando. También entre otras características un proceso de desarrollo supone una complejidad cada vez mayor de la sociedad. Esto es, surgen materias nuevas, desafíos nuevos, responsabilidades nuevas, que van exigiendo una evolución de las instituciones.

Por supuesto procurando la orientación de las prácticas cada vez modernas en la materia, nacionales e internacionales, inspiraciones en experiencias de otros países, y conjuntamente la especialización”.

“Hay una convergencia muy importante entre un proceso de este tipo y lo que solemos llamar en la práctica la reforma del Estado. Pero no hay que confundir una cosa con la otra. La reforma del Estado tiene cuatro planos fundamentales: el primero es el cambio institucional. Pero también tiene otros: el desarrollo de capacidades humanas -no hay verdaderos cambios institucionales sin prepararnos para los mismos, sin mejorar nuestro capital de conocimientos al respecto y de experticias, de acumulación de experiencias, para llevar a la práctica realmente lo que estamos incorporando en materia institucional”, añadió el secretario de Estado.

“El tercero es el tecnológico. Tampoco hay cambio institucional y reforma del Estado sin la incorporación de nuevos conocimiento y naturalmente nuevas maneras de hacer las cosas, nuevas tecnologías, que por otra parte tienen una dispersión notable, porque no hay un solo perfil tecnológico a incorporar en una reforma del Estado.

Aquí hemos encarado una transformación de la Aduana que tiene todo un perfil tecnológico propio, y todo un cambio de la administración tributaria que tiene otro perfil tecnológico propio.

Y el cuarto es la calidad de la gestión. Que a veces llamamos, por razones de deformación profesional, calidad del gasto, que tiene que ser mucho mejor a lo que tenemos hoy. Importa la cantidad, sin duda, pero también importa muchísimo la calidad y en realdad nos tiene que importar en el fondo la calidad de toda la gestión.

Hay un área secante entre la modernización institucional y la reforma del Estado, que tienen ese cambio institucional como elemento articulador entre uno y otro”, finalizó el ministro.

Por su parte la representante permanente del Banco Mundial en Uruguay Matilde Bordón opinó que “en el transcurso de estos diez años se ha podido comprobar que a pesar del importante número de instituciones involucradas el programa ha podido ser exitoso”.

“La segunda característica ha sido la alianza entre el gobierno de Uruguay y el Banco Mundial, que ha permitido un trabajo de equipo y coordinación que ha sido modelo”, indicó.

Como tercer punto Bordón expresó que “este trabajo debe ser visto con continuidad en el tiempo, ya que el programa cierra una etapa, pero no sus objetivos”, y agregó que el Banco Mundial tiene “el compromiso de seguir apoyando esta agenda que creemos que es muy importante en Uruguay y adelantó que la institución va a acompañar una nueva etapa de reformas referidas a modernización del Estado relacionada con el gobierno electrónico, de cómo acercar los servicios del sector público a los ciudadanos".

 

Informe Final de Implementación y Resultados del Programa de Asistencia Técnica de Modernización Institucional