Ir al contenido

Ministerio de Economía y Finanzas

Seguinos en

  • Twitter
  • Rss
  • Youtube

Traductor

Uruguay lanza al mercado Bono Global en pesos a 10 años con tasa de interés nominal fija por el equivalente a US$ 1100 millones

La República Oriental del Uruguay realizó hoy la emisión de un Bono Global en pesos a tasa nominal fija, con vencimiento en marzo de 2028. La operación incluyó la recompra de títulos internacionales, tanto en dólares como en unidades indexadas en moneda local. (07-09-2017)

La emisión, que alcanzó el equivalente a 1100 millones de dólares, fue colocada a una tasa de rendimiento de 8.625% anual en pesos, y pagará un cupón de 8.5% anual. El total de la demanda recibida alcanzó el equivalente a 4400 millones de dólares, y contó con la participación de más de 130 inversionistas de Estados Unidos, Europa, Asia, Uruguay y otros países de Latinoamérica.

Esta es la segunda vez que el gobierno emite un título en pesos nominales (es decir, sin indexación a la inflación) a escala internacional, tras la emisión del bono global 2022 en junio de este año.

Esta nueva operación confirma una vez más la confianza que los inversores locales e internacionales tienen en la robustez macroeconómica e institucional del país y sus perspectivas económicas de mediano plazo. Asimismo, pone de manifiesto la flexibilidad con la que cuenta el país para acceder a nuevas fuentes de financiamiento a tasas históricamente bajas.

I. Objetivos de las Operación

La transacción tuvo los siguientes objetivos:

  1. Consolidar la política de pre-financiamiento del gobierno, fortaleciendo su solidez financiera.
  2. Avanzar en el proceso de desdolarización de la deuda del gobierno, y extender el plazo de sus vencimientos.
  3. Seguir extendiendo la duración de la curva de rendimientos de bonos soberanos a tasas nominales fijas, estableciendo un bono de referencia (benchmark) en pesos con madurez a 10 años. Con ello se busca establecer tasas indicativas a plazos más largos para el resto de los agentes económicos, contribuyendo a la desdolarización de la economía y al desarrollo de los mercados de cobertura cambiaria.


II. Diseño de la Operación

La transacción se ejecutó sobre dos pilares:

  • Emisión de un Bono Global en pesos nominales con vencimiento Marzo de 2028, cuyo capital se paga al vencimiento.
  • Oferta de recompra de los Bono Globales en UI y en dólares. La misma le ofrecía al inversor la posibilidad de vender su bono a la República por efectivo, o de presentarlo como parte de pago del nuevo Bono que se emitía.

III. Resultados

  • El total de la emisión fue por el equivalente a 1100 millones de dólares, de los cuales aproximadamente 200 millones correspondieron a inversores que optaron por comprar el nuevo bono a 10 años, entregando bonos de la República que vencían en un plazo menor.
  • Aproximadamente el 25% de los bonos entregados estaban denominados en dólares.
  • El total de las órdenes fue por el equivalente a los 4.400 millones de dólares, 4 veces el total emitido.
  • El bono a 10 años se colocó con un rendimiento de 8.625% anual en pesos y un cupón de 8.5% anual.
  • La operación de manejo de pasivos permitió despejar parte de los vencimientos correspondientes a 2018, obteniendo un perfil de amortizaciones más extendido en el tiempo.

IV. Evaluación

  • Esta nueva operación confirma la confianza que los inversores locales e internacionales tienen en la fortaleza macroeconómica e institucional de la República, así como en la política económica del Gobierno.
  • El gobierno logró emitir, por primera vez, un bono en moneda local a tasa fija nominal a un plazo mayor a 5 años. Al mismo tiempo, se trata de la tasa más baja lograda en una emisión de un titulo del gobierno en pesos nominales.
  • El momento del lanzamiento de la operación permitió al país aprovechar el fuerte repunte de precios que han tenido los títulos públicos en moneda local en los últimos meses. Ello se ha dado en el contexto de una reducción considerable en la tasa de inflación, la mejora en las perspectivas de calificación crediticia, y la reducción en la tasa de rendimiento del bono en pesos nominales con vencimiento 2022 tras su entrada al índice de referencia GBI-EM de mercado emergentes. Asimismo, se capitalizó el interés de inversores extranjeros por activos de mercados emergentes en moneda local.
  • Es importante destacar la alta calidad y diversificación de los inversores participantes, con demanda proveniente de una diversidad de cuentas en países europeos, varias de las cuales compraron deuda uruguaya en pesos por primera vez.
  • La nueva referencia en la curva de rendimientos nominales a 10 años aporta información de mercado relevante sobre las expectativas de inflación de mediano plazo de los inversores, al arbitrarla con los rendimientos de los títulos del gobierno en UI de similar madurez. La compensación por inflación promedio requerida a lo largo de la vida del bono implícita en la tasa de rendimiento de la emisión (conocido como break-even) es de alrededor de 5.5%.

 

Comunicado de Prensa (32,2 Kb - PDF)